12
Aug

¿Quién no ha tenido que lidiar con algún compañero que nos reste motivación o cree un ambiente tóxico en nuestros lugares de trabajo?  Me atrevo a decirte, que esto ocurre en todas las empresas del mundo.  Es muy común que donde se reúnan diariamente, tantas personas con distintas personalidades, costumbres, culturas, etc., ocurran conflictos.  Sin embargo, en algunos casos, cuando son situaciones recurrentes, puede afectarse el ambiente laboral, la productividad y hasta la calidad de vida, lo que se conoce como entorno laboral tóxico.    El tener que ver a esa persona todos los días, trabajar con ella y cumplir metas u objetivos juntos puede parecer una pesadilla, pero como siempre he pensado todo tiene solución, así que te voy a mencionar cinco recomendaciones para lidiar con ello.


5 pasos para lidiar con un compañero de trabajo tóxico.

ACEPTAR Y NO DEJARSE INFLUIR

Algo que no debemos dudar es que, no podemos cambiar a las personas, así que gastar energías intentando algo irreal no es una opción. Por esta razón, aceptarlas y entender que no podemos huir totalmente de ellas nos ayudará a visualizar la situación desde otro punto de vista. De igual manera, debemos estar conscientes y no dejarnos influir por este tipo de personas, ya que afectará negativamente nuestro desempeño y motivación.  En adición, reflexiona si verdaderamente los comentarios y acciones van dirigidos a ti, a veces tomamos las cosas a lo personal y perdemos la objetividad.

EMPATIZAR

Si todos fuéramos más empáticos, este mundo sería diferente. Existen personas que son reservadas y nadie se entera por lo que están pasando. No sabemos si la persona está pasando por alguna situación crítica, por lo que, antes de dar cualquier paso, ponte en su lugar e intenta comprender su comportamiento.

ACTITUD POSITIVA

Puede ser difícil mantenerse positivo, pero es necesario que cuando coincidas o dialogues con la persona, no actúes de manera defensiva o agresiva, dos personas con actitud negativa no lograrán nada positivo.

AUTOANÁLISIS

¿Has considerado en algún momento que seas tú el problema? Es más fácil señalar los defectos ajenos que los de uno mismo.  Autoanalizar tus acciones con esa persona quizás te revele algún motivo de su comportamiento hacia a ti.

NO LO CONVIERTAS EN UN “CHISME”

¿Cómo podría ayudarte el comentar o lamentarte con otros compañeros? El quejarse con otros miembros del equipo, no resolverá el problema sino todo lo contrario.  Si necesitas hablarlo con alguien, lo ideal sería afrontarlo con la persona directamente.  De una manera cordial, respetuosa y en el momento oportuno.  De esta manera, no habrá oportunidad de que otras personas mal intencionadas manipulen lo que hayas mencionado y entonces sea mucho peor el asunto.  Quizás los resultados de esta conversación sean sorprendentes.


Recuerda que un diálogo efectivo, actitud positiva y respeto entre ambas partes tendrá mejores resultados.  Espero que te haya gustado y recuerda que me puedes seguir en las redes sociales donde también comparto información valiosa de Recursos Humanos  para los dueños de negocios y para los talentos en búsqueda de empleo.