17
May

JEFES, una de las gestiones más difíciles como responsables de un equipo, es tener que llamar la atención a uno de los miembros. Desearíamos que todos cumplieran con las responsabilidades, políticas y reglas de la empresa, pero no siempre es así y es nuestro deber corregir de manera efectiva. Debemos corregir conductas o situaciones, sin afectar otros aspectos. Aquí te incluyo cinco recomendaciones que marcaran la diferencia en esa gestión tan importante.


📌ESCOGE EL LUGAR Y MOMENTO ADECUADO

El lugar debe ser en PRIVADO y el momento debe ser lo antes posible. Jamás le llames la atención a un empleado en frente de clientes u otros compañeros, las consecuencias pueden ser pésimas. Tampoco esperes que pasen semanas y la situación se complique.

📌 CONTROLA TUS EMOCIONES

Comienza la reunión, explicando el motivo de esta. Invita al empleado a reflexionar sobre la situación. No demuestres tu frustración o coraje por lo sucedido. El motivo de la reunión debe ser para aclarar la situación, hacer referencia a las reglas y/o políticas de la empresa y sugerir soluciones. Utiliza palabras precisas y positivas. Cuidado con el lenguaje corporal.

📌 SEA OBJETIVO

Investigue y analice la situación antes de la reunión. Si hubo más personas involucradas en la situación, siga el proceso con todos por igual.

📌 OFRECE SOLUCIONES

El objetivo de llamar la atención es solucionar situaciones, menciona alternativas y orienta. Reflejando esta actitud, el empleado se sentirá más cómodo, apoyado y comprometido a seguir las sugerencias que ofrezcas.

📌 DOCUMENTA

¡La parte más importante! Siempre debes documentar este tipo de situaciones. De esta manera, en el caso de necesitar hacer referencia en el futuro, tienes todos los detalles de lo ocurrido.